La Universidad Pompeu Fabra veta la presencia de la Familia Real

abril 30, 2008

El claustro aprueba una moción del Sindicat d?Estudiants dels Països Catalans que rechaza la presencia de miembros de la Corona ? Alegan que «no es democrática»

Los estudiantes «vencen» al rectorado y rechazan a la Familia Real por «encarnar valores incompatibles con la institución»

«La Corona española es una institución arcaica y no democrática que encarna un conjunto de valores incompatibles con una institución como la Universidad Pompeu Fabra, que proclama la libertad, la democracia y la igualdad». Con este simple argumento, el Sindicat d?Estudiants del Països Catalans (SEPC) consiguió ayer que el claustro de la universidad catalana vetara el acceso de cualquier miembro de la Familia Real a sus instalaciones.

La dirección del centro no pudo hacer frente con sus votos a los representantes estudiantiles. La moción salió adelante con 38 votos a favor, 22 abstenciones y 31 votos en contra, los de la dirección de la universidad. El rectorado explicó que la votación se realizó pasadas las 14 horas, cuando faltaba una buena parte del claustro. Se registraron sólo 91 votos de los 191miembros que constituyen el claustro.
El sindicato estudiantil reclama a través de su moción al rectorado de la universidad que no invite a los miembros de la Monarquía española a las inauguraciones, premios y otros actos de la universidad. Para ello dan varios porqués. En primer lugar, alegan que «la mayoría de democracias consolidadas poseen Jefes de Estado escogidos por el pueblo, mientras que en España esto no es posible». Está claro que no han tenido en cuenta ni a Gran Bretaña, ni a Holanda ni a los países nórdicos como Noruega y Suecia.
En su texto, también aseguran que la Corona española «fue designada por Franco sucesora de su propio régimen autoritario» y aunque admiten que «con la Constitución, la Monarquía asume cierta legitimidad democrática, la ciudadanía queda excluida de poder elegir democráticamente a su máximo responsable».
Los estudiantes quizás consigan librarse de la visita de la Familia Real a su universidad, si finalmente logran la complicidad de la dirección, pero si algún día quieren obtener su título universitario, para que éste tenga validez tendrá que estar firmado por Su Majestad el Rey Juan Carlos I. Lo cierto es que si los estudiantes han de recibir a la Familia Real como a Dolors Nadal -con abucheos- , les hacen un favor.


El Rey frena a Iñaki Urdangarin

mayo 21, 2006
Con gran discreción, la característica que debería guiar todos los pasos que dan los miembros de la Familia Real, Iñaki Urdangarin ha abandonado la presidencia del Instituto Nóos. Un cargo que en Zarzuela preocupaba mucho sobre todo desde que los millonarios negocios del duque de Palma comenzaron a ser cuestionados en portadas de esta revista y otros medios de comunicación, circunstancia demasiado incómoda para Zarzuela, que habría forzado tan drástica decisión de Urdangarin. Para que la mancha en la imagen de don Juan Carlos no fuera a más, ahora el yerno real más emprendedor se va a dedicar al fomento del deporte como herramienta para la integración social, una actividad que suena mejor que la de beneficiarse de contratos millonarios con los gobiernos balear y valenciano que le han permitido adquirir una mansión de más de 6 millones de euros en la que ya han comenzado a instalarse los duques y su prole.

En los últimos tiempo Iñaki Urdangarin, el marido de la infanta Cristina, había despuntado demasiado. No nos referimos a su presencia, junto a la infanta Cristina y su cada vez más numerosa prole, en las revistas del corazón o actividades inherentes a su papel de miembro de la familia real, sino a su faceta como empresario ligado a los Borbón. Que los negocios del duque de Palma formaran parte de la información económica diaria y que los abultados contratos que firmaba salieran a la luz por distintas disputas entre gobiernos autonómicos y oposición provocaba más que respingos en los despachos de Zarzuela. Ahora, una vez que el ex jugador de balonmano ha abandonado la presidencia del Instituto Nóos de Estudios Estratégicos de Patrocinio y Mecenazgo, la empresa desde la que ha impulsado sus negocios más polémicos, el Rey respira con más calma. Sin duda, en Zarzuela son conscientes desde hace tiempo de la necesidad de evitar cualquier cuestión susceptible de afear la imagen de la monarquía española, máxime cuando la institución no pasa por sus mejores momentos de popularidad después de que recientemente parte de los españoles celebraran con nostalgia los 75 años de la proclamación de la II República.

Lo cierto es que la trayectoria empresarial del marido de la infanta Cristina ha dado varios disgustos dentro de la familia Borbón. Quizás el más sonado es también el más reciente. El Siglo ya lo reflejó en su tema de portada El ‘yernísimo’. Los negocios de Urdangarin con el Gobierno de Matas comprometen a la Casa Real (ver nº 685)

Se trata de los interrogantes que se abrieron después de que el pasado mes de febrero el diputado socialista en el Parlamento balear, Antoni Diéguez, difundiera que el Govern había pagado 1,2 millones de euros a la Fundación Nóos para que celebrara en Palma de Mallorca un Foro sobre Turismo y Deporte entre los días 22 y 25 de noviembre de 2005. Según el convenio suscrito entre ambas partes, es decir la empresa entonces presidida por Urdangarin y el ejecutivo del popular Jaume Matas, por la organización de este evento -duró apenas tres días y su repercusión no fue para tirar cohetes- Baleares había pagado 1,2 millones de euros.El diputado en ningún momento mencionó que el Instituto Nóos estuviera presidido por Iñaki Urdangarin, sin embargo el nombre de la empresa era ya familiar para muchos, incluidos nuestros lectores, que ya sabían que en Valencia tampoco habían evitado beneficiarse de alguna forma de la aureola real de Urdangarin para promocionar la Copa de América de Vela que acogerá la ciudad mediterránea. De hecho, los datos hechos públicos por los socialistas baleares animaron a los correligionarios valencianos a interesarse más a fondo sobre los gastos públicos generados por dos eventos -celebrados en los meses de octubre de 2004 y de 2005- destinados a difundir la prueba náutica y organizados por el Instituto Nóos. El ayuntamiento de Rita Barberá reconoció que el coste de los dos Valencia Summit había superado los 1,2 millones de euros, repartidos entre el canon de 450.000 euros anuales y los 363.000 euros destinados a desplazamientos y estancia de participantes. Un dinero que se daba por bien gastado tanto por parte del ayuntamiento valenciano como por la Generalitat de Francisco Camps, que corrió con parte de los gastos.

Para la Casa del Rey era la gota que colmaba el vaso después de demasiado tiempo durante el que su forma de ganarse las habichuelas no lograba ser lo impecable que debía en quien tiene el honor de ostentar el título de yerno real. El caso es que la última asamblea general del Instituto Nóos del pasado 7 de abril formalizó la renovación de su cúpula directiva, dejando al cargo de la empresa a un hombre de la absoluta confianza del duque de Palma, el hasta ahora vicepresidente, Diego Torres.

Con motivo del relevo, Nóos publicó un comunicado en el que resaltaba la aportación del ex jugador de balonmano y deseaba mucho éxito al ex presidente en el proyecto “en el que va a embarcarse en las próximas fechas, encaminado al fomento del deporte como herramienta para la integración social”. De un día para otro parece que Urdangarin va a cambiar sus boyantes actividades de asesoramiento en marketing deportivo por otros menesteres que probablemente también le reporten beneficios económicos pero que están más cercanos a las tradicionales labores de compromiso social a las que suelen dedicarse distinto miembros de las familias reales europeas. Concretamente, según declaraciones del propio duque recogidas por la prensa valenciana, quiere promover “una fundación internacional” para desarrollar “proyectos de integración social, deporte y cultura”. Al parecer, el proyecto podría estar completamente definido este mismo año y Urdangarin no descarta algún tipo de colaboración con el Instituto Nóos en el futuro.

No es de extrañar. Al yerno del Rey le ligan muchas cosas con la compañía y quienes siguen trabajando allí (ver reportaje de portada de El Siglo nº 655 La mansión de los duques. Los negocios de Urdangarin, ¿suficientes para pagar seis millones de euros?) empezando por el nuevo presidente, el profesor del ESADE Diego Torres.

Con él fundó Nóos, empresa cuya sede social se situaba en la calle Beethoven, en el mismo número y piso en la que constan como inscritas cuatro empresas en las que Urdangarin ha participado junto a Carlo María Gallucci y Francisco Delgado Ruiz, profesores del ESADE. Se trata de Dentipartners S.L; Odont Mad S.L.; y Sport e Formazione S.L. De estas tres el duque dejó de formar parte de su consejo a mediados del año pasado. En cuanto a Dentiform XXI S.L., sociedad que comenzó a operar en noviembre de 2003 para la formación médica, gestión estratégica de administración e investigación y difusión a profesionales, entre otros fines, el duque consta todavía como consejero y secretario. Pero es una quinta empresa vinculada a Galluci, Enveitg XXI S.L., donde aparece otro hombre muy relacionado también con Iñaki Urdangarin.

Se trata de Carlos Medina Morales, ex administrador único de Enveitg XXI y de Nóos Consultoría Estratégica S.L. en sus inicios. Medina Morales también aparecía como administrador en Shiriaimasu S.L, una de las empresas en las que participa Diego Torres junto a Ana María Tejeiro Losada, quien comparte apellidos con el secretario de la mencionada Sport e Formazione. En definitiva, una maraña de empresas y nombres vinculados unos con otros y que han tenido al duque de Palma, en su faceta de hombre de negocios, como nexo de unión.

Actualmente, según el registro mercantil, el duque de Palma se mantiene sólo en Aizoon S.L. Creada en febrero de 2003 en la ya familiar calle Beethoven, 9 5-1 y que en 2005 trasladó su domicilio a la calle Balmes, 224 4-1. Su administrador único es Iñaki Urdangarin y tiene, entre otros objetos sociales el servicio de consultoría y asesoramiento en gestión de e mpresas y la compraventa y arrendamiento de bienes inmuebles.

Una vez abandonada la presidencia del Instituto Nóos, al duque de Palma sólo se le reconocen oficialmente dos actividades laborales: ser profesor del Departamento de Política de Empresa de ESADE y Consejero independiente de Motorpress Ibérica.

Su relación con esta última empresa también fue fuente de preocupación en Zarzuela. Asumió ese cargo después de que aparecieran voces críticas cuestionando la idoneidad de que el marido de la Infanta compaginara su puesto como vicepresidente en el Comité Olímpico Español con otro en una empresa dedicada al marketing deportivo, es decir, el cargo de director del área de planificación de Octagon Esedos, multinacional norteamericana dedicada a la organización de espectáculos deportivos y matriz de la mencionada Motorpress.

No fueron esas las únicas críticas que le llegaron al duque de Palma durante su etapa en el COE. Durante algún tiempo se barajó la posibilidad de que el ex jugador de balonmano saltara de la vipresidencia primera del organismo, a la presidencia, un cargo que en otros países ocupa algún miembro de la realeza local. Sin embargo, de nuevo los negocios de Urdangarin desaconsejaron optar a ese puesto y ya ni siquiera ocupa la vicepresidencia.

Por entonces, algunos presidentes de federaciones deportivas consideraron incompatible que el duque mantuviera un cargo de tanto relieve dentro del olimpismo con intereses profesionales en el mundo del deporte. Por entonces se acababa de saber que Urdangarin había mediado para que el antiguo equipo ciclista Banesto pasara a denominarse Illes Balears, lo que le iba a costar al Govern de Jaume Matas siete millones de euros, cifra considerada muy superior a la barajada en otros equipos.

Ya en nuestra portada El ‘yernísimo’. Los negocios de Urdangarin con el Gobierno de Matas comprometen a la Casa Real El Siglo resaltaba que en los últimos tiempos Palma de Mallorca se ha convertido en sede de todo tipo de competiciones sin que la falta de infraestructuras fuera un problema. En septiembre de 2004, por ejemplo, la Unión Ciclista Internacional (UCI) elegía a Palma como sede del mundial de ciclismo en pista cubierta de 2007. La isla competía con Hamilton (Canadá), Praga (República Checa), San Salvador (El Salvador) y San Sebastián, sin embargo dejó a sus rivales por el camino a pesar de que la capital balear carecía de velódromo. La nueva instalación deportiva estará lista a tiempo gracias a los 21 millones de euros que ha invertido el Govern y el Ejecutivo central.

Otra de las casualidades fue la de la eliminatoria de la Copa Davis de 2004 entre España y Holanda. El lugar que albergó el encuentro: la plaza de toros de Palma de Mallorca, un emplazamiento cuanto menos heterodoxo, aunque el Gobierno balear fue lo suficientemente convincente como para que la Federación Española de Tenis aceptara su candidatura, previo pago de 300.000 euros en concepto de derechos de imagen.

En cualquier caso, hasta que Urdangarin no ponga en marcha sus nuevos proyectos tendrá que vivir de los ahorros y de la nómina de la infanta Cristina quien recibe de la Fundación de La Caixa un sueldo nada despreciable. Precisamente en virtud de su cargo en la Fundación, directora del área social, la duquesa de Palma participó como ponente recientemente en un curso en la Universidad de Harvard (Massachusetts) junto a expertos de todo el mundo en el fenómeno de la emigración. Harvard, al igual que la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (Esade) de Barcelona en la que se formó su marido y actualmente colabora como profesor, forma parte de la Red de Conocimiento de Empresas Sociales.

Sin embargo, el yerno del Rey no puede tardar demasiado tiempo en “completar” los ingresos familiares ya que el matrimonio se ha metido últimamente en gastos realmente importantes. Hace algo más de un año adquirieron una nueva casa en la selecta zona de Pedralbes, barrio en el que ya vivían en un piso de lujo de unos 300 metros. Si esa primera vivienda de casados, de dimensiones a priori absolutamente suficientes para albergar al matrimonio y sus cuatro hijo, les costó 540.000 euros, para hacerse con su nuevo hogar han tenido que desembolsar 6 millones de euros -mil millones de las antiguas pesetas-, a lo que hay que sumar los abultados gastos que ha generado la reforma total de esta mansión que cuenta con más de 1.200 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, a los que hay que sumar un jardín de 1.300 metros, un espacio que los anteriores propietarios utilizaron para albergar una piscina, un frontón, un cenador y una pista de baile.

Tras meses de obras, y fuertes desembolsos económicos, la familia ya está instalándose e incluso ha comenzado a enseñarla a su familiares.

Los Príncipes de Asturias tuvieron ocasión de conocer cómo ha quedado el nuevo hogar de los Urdangarin con motivo del cumpleaños de uno de los hijos de los duques. El Rey, por su parte, visitó la casa de su hija el mismo día que acudió a Barcelona ha hacerse un chequeo en una clínica situada en Pedralbes. Seguramente el monarca sintió cierta envidia, ya que el chalet de los Urdangarin nada tiene que envidiar a la zona privada de La Zarzuela.

Todos quieren arrimarse al monarca

Pese a que su prestigio ha ido decayendo con el paso del tiempo, la Corona sigue siendo la Institución que mejor valoran los españoles, la que más confianza les inspira, de ahí que todas las empresas busquen arrimarse a la sombra de ese árbol personalizado en don Juan Carlos a la caza de hacerse con al menos unas migajas de ese prestigio.

Si se echa un vistazo a la agenda de actividades del monarca, las inauguraciones de sedes de las más variadas compañías o las visitas a empresas con motivo de aniversarios o algún acontecimiento especial son tan comunes como las recepciones a directivos o la entrega de galardones a emprendedores de todos los sectores, lo que propicia que en alguna ocasión don Juan Carlos se haya fotografiado con personajes no siempre impolutos.

De hecho, estos días se ha podido escuchar en radio y televisión cómo algún ciudadanos justificaba su inversión en Fórum Filatélico o Afinsa en base a la confianza que les granjeaba que la empresa tuviera cierta relación con el Rey. Esa quizás era la reacción que buscaban los directivos de Fórum cuando decidieron patrocinar una embarcación para participar en las regatas de vela, sin duda el deporte preferido del monarca.

Desde entonces, el Fórum Filatélico se ha codeado con el Bribón de don Juan Carlos en numerosos campeonatos nauticos, logrando unos resultados tan reseñables que incluso su tripulación ha recibido de manos del monarca algún trofeo, concretamente cuando el Fórum se ha hecho con la Copa del Rey en su categoría, la IMS600. Seguro que la tripulación lo celebró por todo lo alto invitando a cava al propio don Juan Carlos dentro del tradicional ambiente de camaradería reinante en el mundo de las regatas.

Algo que, de momento, no va a volver a ocurrir, ya que los responsables del Barcelona Week End previsto para el 20 y 21 de mayo han denegado la inscripción del barco, temiendo que las regatas se convirtieran en una manifestación de afectados por el presunto fraude de los sellos.

Tampoco hay que olvidar que el Fórum de Alta Dirección, cuyo Presidente de Honor es el Rey, distinguió a Francisco Briones, presidente de Fórum Filatélico con el Máster de Oro en señal de reconocimiento a sus dotes para la alta dirección. Precisamente en los últimos días, algunos afectados por la supuesta estafa han exhibido fotografías de Briones con don Juan Carlos en alguno de los actos de protesta que se han organizado en toda España.

Mayor informacion


El palacete millonario de los duques de Palma

octubre 10, 2004

Un palacete con jardín de 1.300 metros en Barcelona



CUANDO URDANGARIN dejó de jugar al balonmano hace cuatro años, no podía soñar que se compraría una casa de más de seis millones de euros, uno menos del presupuesto de la Casa Real.

Él hace negocios; ella gana 1.800 euros al mes

La zona de Pedralbes donde está la nueva casa de la Infanta Cristina es una de las más exclusivas de Barcelona. Frente a la prestigiosa clínica de estética Planas y al lado del colegio Frederic Mistral, el elegante palacete de piedra blanca caliza situado en la esquina del paseo Reina Elisenda con Pedro Moncada luce una engañosa fachada algo descuidada. A pesar de que su aspecto impresiona, no es una vivienda aislada, sino dos casas pareadas con jardines colindantes. En Cataluña este tipo de viviendas se denominan «torres».

Fue construida en 1952 por el arquitecto Vilallonga, para uso propio, y en 1982 la vendió a María Ventós, casada en aquella época con el abogado Mario Herrera. Por un rocambolesco acuerdo de divorcio y varias sentencias judiciales, la casa terminó quedándosela Mario Herrera, quien ha vivido aquí hasta ahora con cuatro de sus siete hijos.

Según explica a CRONICA un allegado a la familia, Herrera estaba feliz con su «torre» y comentaba que sólo se la vendería a alguien que tuviera el capricho de comprarla y pagara en consecuencia.Al final, han sido la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin los que se han enamorado de la vivienda en un autentico flechazo, nada extraño por otra parte, ya que está considerada una de las mejores viviendas del exquisito y caro barrio de Pedralbes. En estos momentos y ya de forma permanente, la entrada está custodiada por dos coches de la guardia urbana.



Los duques de Palma viven actualmente muy cerca de su nueva casa, en un piso al lado de la Cruz de Pedralbes, que le costó a Urdangarin en su momento 540.000 euros. Aunque es un piso amplio, ya que cuenta con 300 metros cuadrados, con tres hijos y los que vendrán y las frecuentes visitas de Su Majestad la Reina, que ve a su hija mucho más de lo que creemos, se les ha quedado pequeño.

Fue en el mes de febrero cuando el matrimonio se interesó por la casa de Reina Elisenda y después de un tira y afloja en cuanto al precio, la venta se cerró en el mes de junio. El precio, 6 millones de euros, que fueron pagando de forma escalonada, al parecer, hasta el 4 de octubre, fecha en que debía entregarse la llave. En estos meses los arquitectos han entrado en la casa para estudiar las reformas a realizar y los nuevos dueños han podido escoger los muebles que querían quedarse y que, lógicamente, no estaban incluidos en el precio. La pieza más importante es una cómoda, de estilo inglés, como el resto del mobiliario, y al parecer los duques de Palma han decidido comprar la mayoría de ellos, incluidos los dos pianos de cola. Se prevé que se colocarán amplias estanterías para exhibir los numerosos elefantes, siempre con la trompa hacia arriba, que colecciona el matrimonio.

La casa es luminosa, tiene unos interiores impactantes y unos espacios tan amplios que parecen más propios de un palacio real que de una casa particular. Pero necesita una reforma a fondo.Una reforma que podría cifrarse, como mínimo, en 600.000 euros, ya que en realidad, todo el interior debe hacerse de nuevo. Todas las ventanas que dan al jardín, por ejemplo, cierran mal y cuando llueve el agua se cuela en el interior; la calefacción, a base de aire, estaba estropeada casi todo el invierno y los habitantes tenían que calentarse con estufas, y el sistema de agua caliente fallaba por culpa de las cañerías, que deben cambiarse completamente.La apariencia de la casa es impresionante, pero lo cierto es que casi hubiera valido más la pena tirarla abajo y construirla de nuevo.

TRES PLANTAS

La casa, de más de 1.200 metros cuadrados, está distribuida en tres plantas. La primera es un semisótano con una gran cocina pintada de amarillo, un simpático comedor tapizado de cuadros escoceses, con chimenea, y la zona de servicio: la habitación y el lavabo y una sala de máquinas, con la lavadora, secadora y los aparatos de congelación de alimentos, así como bodega y despensa. Asímismo cuenta con un garaje para tres coches. También hay un office con una escalera, por la que se asciende a otro office situado en el piso superior.

En esta segunda planta hay también una cocina , un inmenso comedor salón «de cine» y el espectacular dormitorio principal, de casi cien metros cuadrados, con un sofisticado cuarto de baño recubierto de mármol negro, un vestidor y una terraza que da al jardín y tiene una romántica vista sobre los sauces de los jardines colindantes.En la misma planta se encuentran dos habitaciones medianas conectadas entre sí por un cuarto de baño y otra habitación suite con un cuarto de baño completo. Así, los duques de Palma disfrutarán de un espléndido dormitorio, y sus hijos dispondrán cada uno de su propia habitación.

Por una elegante escalera de madera en espiral se asciende al último piso. El más original de la casa, ya que está provisto de ocho ventanas exactamente iguales de estilo francés. Consta de una enorme sala-biblioteca, con una sonoridad inigualable para escuchar música. Aquí el arquitecto que diseñó la casa había construido una moderna sala de cine. También hay un dormitorio y un pequeño salón anexo. La casa no tiene tejado, sino azotea, a la que se asciende por una pequeña escalera exterior. Esta azotea es un atractivo más de la casa, ya que en días muy despejados se puede ver incluso la isla de Mallorca. Las tres plantas están conectadas entre sí por pequeños montacargas destinados a transportar los platos y las bebidas.

El jardín, de más de 1.300 metros cuadrados, es el típico de los años 50, su propia decadencia le presta un encanto peculiar.Hay pinos que crecen de forma descuidada, césped, un frontón en no muy buen estado, una piscina, un cenador para celebrar comidas y reuniones y una pista de baile de cemento. Un pabellón que en su origen se había diseñado para los porteros, ha tenido distintos usos, desde apartamento de invitados hasta consulta médica. En el futuro podría destinarse a albergar a los escoltas que custodian a la familia Urdangarin-Borbón.

Se duda mucho que los duques de Palma puedan trasladarse a su nueva casa antes del verano próximo. Todavía no han empezado las obras y en las ventanas cuelgan los visillos del anterior propietario.

Ajena a debates sobre burbuja inmobiliaria o pisos de alquiler, la pareja, que siempre ha querido proyectar una imagen de gente de la calle, ha decidido que la residencia que tenía frente a la escuela de negocios ESADE, donde Urdangarin se licenció y ahora imparte clases, se les ha quedado pequeña.

Pero, ¿de dónde sale el dinero para este cambio? Hace días se dio a conocer una subida del 3,5% en la partida general del Estado destinada a la Casa Real. Ahora, el Rey dispone libremente, así lo ampara el artículo 65 de la Constitución, de 7,78 millones de euros anuales. Casi el precio total de la casa de su hija pequeña. Los 1.800 euros al mes que gana la Infanta Cristina, por gestionar la ayuda al Tercer Mundo de la Fundación La Caixa, no parecen suficientes para permitirse esa nueva casa. Parece que Urdangarin, que tenía una ficha de 600.000 euros anuales en el Barça en sus años de jugador, ha tenido que echarse la mano a la cartera. Y no la tenía vacía: sus actividades en el sector de la consultoría deportiva, concretamente en la empresa Octagon Esedos, se traducen a final de año en 90.000 euros en su cuenta.

El ex jugador del Barça asumió en 2001 el cargo de director del Area de Planificación y Desarrollo de esta empresa de selectos clientes. Entre los más conocidos, el gobierno de Castilla y León, las diputaciones de Madrid y Barcelona, los ayuntamientos de Santander o Tarragona y organismos públicos, como TV3, Telemadrid o Turismo de Cataluña.

Además, y aquí viene la polémica, su empresa asesora a diferentes federaciones olímpicas, como la de fútbol o la de tenis, y también no olímpicas -automovilismo y motociclismo-. Polémica porque los estatutos del COE especifican una única incompatibilidad del vicepresidente primero: no puede combinar su puesto con el de miembro de las juntas de gobierno de cualquier federación deportiva. Urdangarin no es miembro de esas federaciones, pero combina su cargo en el COE con negocios que se lucran de los tratos con ellas.

Estas relaciones, aun dentro de la legalidad, han sido objeto de crítica, directa o velada, por parte de diversos popes del deporte español, que reclamaron una modificación urgente de los estatutos para convertir en incompatibles las dos vidas laborales de Urdangarin.

La primera de esas dos vidas es un cargo con prestigio y sin remuneración económica -si bien ya ha anunciado sus deseos de ser presidenciable del COE-, la segunda le reporta cifras millonarias.Uno de los sabrosos negocios a los que debería renunciar, de hacer caso a estas voces, sería a una consultoría que bautizó como Noos. Fundada por el duque de Palma y administrada por Diego Torres, con el que no ha sido posible conversar, la empresa es una sociedad limitada con más de 3.000 euros de capital social.Urdangarin abandonó su cargo principal en Octagon para arrancar Noos en el año 2003, a través de la que ya ha gestionado la entrada de 18 millones de euros de dinero público balear al equipo de ciclismo de José Miguel Echevarri.

Sin embargo, no ha abandonado del todo Octagon. El duque conserva, eso sí, su cargo en Motorpress, sociedad que representa el 70% del sector de revistas del motor y que está vinculada accionarialmente a Octagon -esta multinacional consiguió una cifra de negocios de casi nueve millones de euros en 2001-.

Se podrían citar más empresas en las que Urdangarin tiene acciones e intereses, pero una de ellas es muy interesante. En febrero de 2003, justo cuando debía empezar a buscar nuevo piso, creó una inmobiliaria: Aizoon S.L.

Una llamada a una de las inmobiliarias más populares aclara que un piso sencillo en esa zona de Pedralbes tiene un precio de hasta 1.014.000 euros.

La casa, si bien en mal estado, tiene un sótano, dos plantas, una piscina y una zona deportiva de 164 metros cuadrados. Todo ello por sólo seis millones. El duque ha vuelto a hacer un buen negocio.

Mayor información