Inmersos en una política ramplona y zafia

agosto 15, 2009

María Teresa Fernández de la Vega es como el gas natural. Circula por las cañerías del poder y, escasa en densidad y peso específico, tiene un alto poder detonante. Explosiona con facilidad.
El pasado jueves, tras el Consejo de Ministros con el que el Gobierno disimuló la inoportunidad de sus vacaciones, dijo que «la democracia y el Estado de Derecho son tan fuertes que soportan sin problemas actitudes tan irresponsables e insensatas como las de los dirigentes del PP».
Afirma
Manuel Martín Ferrand en ABC que eso es grave:
Inmersos en una política ramplona y zafia, en la que la partitocracia tiene secuestrada la democracia representativa y parlamentaria, vamos perdiendo la sensibilidad cívica al tiempo que nos enflaquecen los sentidos ético y estético, pero lo De la Vega es inadmisible.

Mas información….

Anuncios