El olor de los recuerdos

noviembre 11, 2009

olor

La primera asociación entre un objeto y un olor se graba de forma única en el cerebro

El efecto de los estímulos auditivos no es tan potente como el de un aroma

Escuchar una vieja canción nos puede transportar a un momento puntual del pasado, incluso muy lejano. Un sabor nos recuerda a otro paladeado años atrás. Los sentidos nos mantienen atados al mundo con raíces profundas. El olfato es, por excelencia, el que es capaz de evocar memorias más vívidas. Un estudio revela ahora cómo los olores se quedan grabados en el cerebro.

“Ahora me doy cuenta a lo que hemos renunciado siendo civilizados y humanos”. Stephen D., uno de los protagonistas del libro de Oliver Shacks ‘El hombre que confundió a su mujer con un sombrero’, pronunció esta frase al recordar un extraño episodio del que había sido protagonista. Tras una noche de drogas, Stephen le despertó con una capacidad olfativa súper desarrollada con la que vivió varias semanas y que transformó su mundo en el de un sabueso. Los olores eran tan potentes que no le permitían pensar en otra cosa.

La evolución nos ha privado de la magnitud olfativa de los animales. En nuestro mundo, distinguir los olores ya no es una cuestión de supervivencia pero el cerebro de los seres humanos conserva aún algunos vestigios de lo que otrora fue un potente sentido. Un trabajo publicado en ‘Current Biology‘ explora los entresijos de la memoria olfativa.

La fuerza de los recuerdos olfatorios de la infancia ha sido siempre un tema recurrente en la literatura, arte que más tinta ha dedicado al sentido del olfato. La ciencia se incorporó algo tarde a su estudio y no fue hasta principios de los noventa cuando se publicó un estudio que empezaría a despejar las incógnitas acerca de este sentido. El trabajo, firmado por Richard Axel y Linda Buck, mereció el Premio Nobel de Medicina en 1994.

Ahora, investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia (Israel) describen un sorprendente descubrimiento: la primera asociación de un objeto con un olor tiene una representación cerebral única. “Esta grabación de los recuerdos olorosos iniciales es similar para los olores agradable y desagradable pero es única a estas sensaciones”, ha explicado Yaara Yeshurun, implicada en el estudio.

Esta capacidad para recordar olores concretos es muy sorprendente si se tiene en cuenta que las neuronas del epitelio olfatorio tienen una vida media de 60 días. Tras su muerte, son reemplazadas por otras células nerviosas que deben establecer de nuevo las sinapsis. Una extremada precisión en el recambio celular (cada sustituta ocupa un lugar concreto) permite que los recuerdos no desaparezcan.

Un olor, un objeto

Cuando se trata de la creación del primer recuerdo asociativo entre un objeto, por ejemplo, y un olor, el cerebro actúa de una forma particular. Al observar la actividad del sistema nervioso de 16 voluntarios mientras se les presentaba un estímulo auditivo y sonoro vinculado con un objeto, el equipo de Yeshurun llegó a varias conclusiones curiosas.

El experimento consistía en la exposición de un olor y un sonido durante la observación de un objeto, hecho que se repetía con dos estímulos de signo opuesto (agradable o desagradable) unos 90 minutos después. El mismo proceso se realizó una semana después, mientras que se estudiaba mediante una resonancia magnética funcional el cerebro de los participantes.

Lo primero que observaron fue que “las primeras asociaciones tenían preeminencia cuando el estímulo era desagradable, tanto en el caso de la olfacción como en el de la audición”, explican los autores. Después, analizaron si esos vínculos tenían algo en especial, en comparación con los subsiguientes y comprobaron que “existía una representación única en el hipocampo sólo para las primeras asociaciones olfatorias, independientemente de si es agradable o desagradable”, señalan.

Esta impronta privilegiada, según subraya el estudio, se forma en el mismo momento de la exposición y observando en ese momento el sistema nervioso es posible predecir qué asociación olfatoria va a ser recordada.

Cualquiera, por su experiencia personal, sabe de la capacidad del olfato para traer recuerdos. Pero hay otros datos que hablan de las profundas raíces de este sentido. Por ejemplo, la pérdida total del olfato o anosmia puede ser un síntoma precoz del Alzheimer, el síndrome de Churg-Strauss u otras enfermedades neurodegenerativas.

(FUENTE:Cristina de Martos)
Anuncios

Cataluña surrealista: contrata traductores para recibir a una delegación nicaragüense

noviembre 11, 2009

nicaragua.cataluña

ERC y CIU los exigen para no usar el castellano

La payasada fue criticada por socialistas, populares e ICV

Enésimo ridículo lingüístico en el Parlamento de Cataluña al contratar un servicio de traducción de castellano para atender a una delegación nicaragüense que visitó la Cámara autónoma. Los nacionalistas siguen tomándole el pelo con sus payasadas al bolsillo de los ciudadanos en plena crisis.

La decisión fue criticada por socialistas, populares e ICV, para quienes «los idiomas oficiales no se tendrían que traducir entre sí cuando todo el mundo los entiende». La iniciativa, impulsada por ERC, contó con el apoyo de CiU.

DECISIÓN DE ERC

Los representantes centroamericanos estaban interesados en conocer la situación de la cooperación catalana. La decisión de contratar los servicios de dos intérpretes fue tomada por el secretario de Cooperación de la Generalitat, David Minoves, de ERC.

Según su versión, la delegación de Nicaragua, formada por una veintena de personas, estaban «sensibilizados» con las lenguas minoritarias y que deseaban ver cómo trabajaban esta cuestión las instituciones catalanas.

Una portavoz de su departamento explicó que Minoves había buscado visualizar cómo los diputados catalanes trabajan en su lengua propia, «que no tiene por qué cambiar cuando viene una delegación extranjera», aunque ésta se exprese en una lengua que también es oficial en Cataluña.

“UNA INCONGRUENCIA”

Se da la circunstancia de que los dos intérpretes contratados no sólo han traducido del catalán al castellano, sino también al revés, pese a que ninguno de los diputados presentes ha utilizado los auriculares del servicio de interpretación.

El diputado popular Rafael Luna se ha quejado de que, en tiempos de crisis, se caiga en la «incongruencia» de contratar a dos personas para traducir dos lenguas que dominan perfectamente los diputados catalanes. Tesis que compartió ICV. Desde la Secretaría de Cooperación no se quiso desvelar el coste que ha supuesto para las arcas públicas.

(FUENTE:Periodista Digital)

Cuando la falta de sueño se convierte en tu peor pesadilla

noviembre 7, 2009

SUEÑO

La ausencia de descanso puede dañar al cerebro

Afecta a la concentración al disminuir una molécula en el hipocampo

¿Problemas para conciliar el sueño y ojeras prominentes? Es normal. La falta de un sueño reparador afecta seriamente al cerebro. Pero todo esto es reversible. Todos sabemos que cuando sobrepasamos una determinada cantidad de horas sin dormir, nuestro cerebro comienza a funcionar de forma deficiente. Nos cuesta concentrarnos en lo que estamos haciendo, y las tareas comunes requieren de bastante más tiempo. CEREBRO EXAUSTO Este trastorno es bastante habitual en los estudiantes, que en vísperas de un examen suelen pasar una noche en vela -o durmiendo menos de lo normal- para intentar mejorar sus notas. Un equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, liderados por Ted Abel, realizó un estudio con el objetivo de determinar exactamente qué es lo que ocurre en nuestro cerebro cuando lo privamos del sueño reparador. Y encontraron que los niveles de una enzima llamada PDE4, que actúa sobre el hipocampo, se incrementan mientras que la concentración de una molécula llamada cAMP disminuye sensiblemente. TIENE SOLUCIÓN Después de analizar a ratones con sueño irregular los investigadores modificaron la disminución de la concentración de cAMP después de administrar el inhibidor de PDE4 a los ratones que no habían dormido lo suficiente. Este procedimiento les permitió eliminar los déficit en las conexiones sinápticas del hipocampo y así contrarrestar algunas de las consecuencias sobre la memoria derivadas de la privación del sueño.

(FUENTE:Periodista Digital)

Y Ayala superó los 100 con ayuda de la miel y el whisky

noviembre 7, 2009

AYALA

 “¿A qué edad es uno lo que se dice un viejo?”, se preguntaba en Días felices, segunda parte de El jardín de las delicias, uno de sus libros más celebrados. Este martes Francisco Ayala se ha ido con 103 años, pero él no era viejo sino “un joven maduro e irónico” que atravesó el siglo sin renunciar a su vaso de whisky y a sus cucharadas de miel.

Y es que Francisco Ayala siempre fue un joven maduro a fuerza de la dura experiencia de la vida, o un joven anciano, que mantuvo el espíritu joven, la mirada fresca e intacta y la mente lúcida para analizar con fina ironía todo lo que acontecía a su alrededor.

Así que diríamos que, si no fuera por su pelo cano, ese rostro surcado por líneas y arrugas, un poco de sordera y esas piernas que se movían más despacio que su mente, el narrador, ensayista, académico y crítico Francisco Ayala parecía un árbol centenario a punto de dar frutos eternamente cada primavera.

Dieciséis kilos

Cuando a Francisco Ayala se le preguntaba cuál era el secreto de su longevidad, siempre sonreía con malicia, y nunca quería decir, como sostiene la leyenda, si se debía al whisky o a la miel. Pero lo cierto es que la esposa y compañera del escritor, la hispanista estadounidense Carolyn Richmond, afirmaba el pasado marzo, en una entrevista con Efe con motivo de los 103 años de Ayala, que había consumido “dieciséis kilogramos de miel”.

“Toma miel tres veces al día”, decía Richmond, y cada vez que cumplía años la casa se les llenaba de botellas de whisky y de miel. “Las primeras las comparte con sus amigos y de los segundos se encarga él solo de dar buen cuenta”. Así que la leyenda se extendió. Richmond llegó a comprar miel en la tienda del barrio, y hasta los vecinos de los Ayala también querían comprar “la miel de Ayala”.

Un dulce elixir de la juventud del escritor que ahora ha dejado de dar resultado pero que le mantuvo con espíritu joven y crítico hasta el final. La vida de Francisco Ayala cruzó toda un centuria, un siglo XX convulso y sangriento, en el que también se dieron las grandes corrientes filosóficas y artísticas y donde cuatro grandes figuras, como recuerda Richmond, en el epílogo de Toda la vida. Relatos escogidos, “han enriquecido intelectual y estéticamente” la obra de Ayala: Freud, Picasso, Einstein y Proust.

Testigo de excepción y aceptando, como decía en los últimos años, que su vida “había terminado”, que no tenía futuro, y que sólo le quedaba el presente “congelado” y la constante revisión del pasado, Ayala no dejó de leer ni un solo día la prensa. Una actividad que en ocasiones le encendía, y dejó dicha una de sus mejores advertencias: “En este mundo de descomposición”, la única salvación que podemos encontrar es la revolución moral.

(FUENTE:Carmen Sigüenza)

Las historias jamás contadas de los principales implicados en la ‘Operación Pretoria’

noviembre 7, 2009

Luis Prenafeta

  A mediados de los años 90, con los potenciales mercados de Rusia en plena apertura, muchos emprendedores occidentales pusieron sus ojos en la economía que la perestroika había liberalizado. Uno de ellos fue Lluís Prenafeta, que a principios de 1990 había sido forzado a abandonar su cargo de secretario de Presidencia de la Generalitat, es decir, mano derecha del mismísimo Jordi Pujol. Prenafeta es un tipo bajito, amable e inteligente. Pocas cosas se escapan a sus ojos de lince. Y en el mercado ruso atisbó grandes posibilidades de crecimiento. Fue así cómo creó algunas sociedades para negociar con la economía ya ex soviética. En Moscú, se encontró con la peor de las trabas que cualquier emprendedor puede hallar en su camino: la burocracia y los intermediarios, en una Administración opaca y correosa. Prenafeta, sin embargo, buscó contactos y padrinos y pagó un dineral para conseguir que un permiso del Ministro de Energías le diese carta blanca para poder exportar petróleo hacia Occidente. Los trámites fueron largos y pesados, pero al fin llegó el tan ansiado fax: la hoja del boletín oficial del Estado en el que el ministro de turno le concedía el permiso. Los días fueron pasando y los intermediarios rusos, que habían de notificarle la puesta en marcha de toda la operativa no dieron más señales de vida. Ni corto ni perezoso, Prenafeta tomó un avión y se presentó en Moscú. Pudo obtener una entrevista con un cargo del Ministerio de Energías y se presentó ufano con el fax que contenía la resolución ministerial a su favor. Su sorpresa fue mayúscula cuando el funcionario de turno miró, incrédulo, la hoja. Todo era una burda falsificación. Le habían tomado el pelo. Los intermediarios eran auténticos zuliks (pillos, granujas), que en cuanto tuvieron la mordida en sus bolsillos desaparecieron. En San Petersburgo volvió a encontrarse con problemas. Para penetrar en este mercado, creó la sociedad Juspi, con la intención de vender allí productos de alimentación, bebidas y tabaco y de comprar petróleo para traer a España. Otra de sus metas era crear una lotería regional, un campo que entonces no estaba regulado y donde no había apenas competencia. En la aventura se embarcaron también el dueño de Chupa-Chups, Enric Bernat, y Artur Suqué, propietario de los tres casinos de Cataluña. Las trabas burocráticas y las potentes mafias de la ciudad donde había gobernado Vladimir Putin impidieroon también que este barco llegara a buen puerto y la empresa no pudo realizar ni siquiera la primera operación, por lo que a mediados de la década de los 90 los socios abandonaron la aventura. Estos dos tropiezos causaron un quebranto en la economía de Lluís Prenafeta. No perdió la camisa de milagro. A pesar de que cuando salió de la Administración fue nombrado consejero de Petrocat, la Campsa catalana, y presidente de Túnel del Cadí, y aunque tenía una pequeña participación en el grupo peletero Tipel, propiedad de su primo Isidor Prenafeta, Lluís llegó a hipotecar su vivienda y cuatro aparcamientos para obtener liquidez. La Caixa le dejó 47 millones de las antiguas pesetas en enero de 1994. Menos de dos meses después, Banca Catalana le dejó 36 millones a cambio de otra hipoteca sobre los mismos bienes. De repente, se convirtió en uno de los hombres más buscados de la capital catalana: sus acreedores husmeaban entre las mesas de Vía Véneto o de Ca l’Isidre por si le podían encontrar para reclamarle dinero. Nunca se negó a pagar, pero el horno no estaba para bollos. Durante años, fue trampeando la situación para eludir la ruina, hasta que a principios de esta década comenzó de nuevo a despuntar en los negocios. Intermediario todoterreno Macià Alavedra no jugó tan descaradamente con los negocios. Apodado en los ambientes financieros El Gordo, cuando era consejero de Industria en el gobierno de Jordi Pujol también consaba como administrador de la empresa Metrelec, la única que tenía los contadores de luz homologados pro el Gobierno. Un informe confidencial realizado desde dentro de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) destacaba este hecho. En 1987, dimitió de su cargo en la empresa aduciendo que había sido nombrado conseller, según el documento notarial. Era cierto, pero su nombramiento se había producido… cinco años antes. Alavedra, consejero de Economía desde finales de los 80 hasta 1997, fue el pararrayos de Jordi Pujol. Sobre él recayó la responsabilidad de aguantar las embestidar de Javier de la Rosa, que, cuando estaba contra las cuerdas, llamaba varias veces al día a la Generalitat. “Yo no puedo hablar con él. Encárgate tú del asunto”, le encargó Jordi Pujol a Alavedra. Y el sufrido consejero de Economía fue el interlocutor del irascible financiero durante el largo proceso judicial que vivió a consecuencia de sus fechorías. Las actuaciones del entonces juez Luis Pascual Estevill le pusieron también en un brete. Tuvo que intermediar ante él como consecuencia de la encarcelación de directivos del grupo del Banco Central, que presidía Alfonso Escámez, y bajo la amenaza de encarcelar al mismísimo banquero. Alavedra se fue a tomar café al Ritz con Escámez y el presidente de Fecsa, Luis Magaña. Desde allí, llamó a Estevill, que se pasó por el lugar. Era el 14 de diciembre de 1992. El 8 de noviembre del año siguiente, Alavedra citó en su casa para cenar al presidente del BC, José María Amusátegui, a Magaña y al abogado Juan Piqué Vidal, compañero de tropelías de Estevill. El juez también fue invitado y algunos directivos del Banco Vitalicio y de Seguros La Estrella, BCH, fueron liberados poco después. En el ínterin, tuvo que sudar mucho para evitar que un grandioso escándalo aflorase: se trataba de un grupo financiero, con sede en la Rambla de Catalunya de Barcelona, cerca de la consejería de Economía, donde una cincuentena de empresas habían sido denunciadas por un monumental fraude. Se trataba de Grup de Consellers Financers. La persona situada el frente del conglomerado, pasaba más tiempo en la sede de Economía que en la propia oficina de GCF, aunque al final se cerró en falso el asunto y un ex alto directivo del grupo dejó de enviar documentos a los juzgados. El problema radicaba en que casi todo el elenco de cargos de GCF eran destacados militantes de CDC y uno de ellos había sido también consejero. Alavedra, además de consejero de Economía, hizo de bombero en este tema. Cuando dejó la consejería, Alavedra se dedicó a cobrar de algunos cargos institucionales y de las intermediaciones que hacía en algunos asuntos. A principios de verano de 1999, por ejemplo, Macià organizó una comida con Jaume Caruana, entonces jede de Inspección del Banco de España. El tercero en la mesa era Eduardo Pascual, dueño de Eurobank. Las mutuas que dependían de Eurobank estaban entonces bajo la lupa de las autoridades monetarias porque había denuncias y sospechas de que habían realizado operaciones ficticias para simular beneficios. Alavedra acudió a la cumbre con Caruana como asesor de Eurobank, una de las compañías que él había tenido bajo su responsabilidad hasta dos años antes, cuando era consejero de Economía. Su patrimonio, sin embargo, era sólido. Su esposa, Doris Malfeito, no sólo vendía cuadros a importantes empresas, sino que formaba parte, desde 1992, de una compañía con intereses inmobiliarios en la Costa Brava. Y él habia entrado a formar parte de importante compañías desde que abandonó la consejería en 1997. el despegue le vino a comienzos de esta década. Sus relaciones con Lluís Prenafeta le llevaron a formar parte de la Fundaciò Catalunya Oberta, el think tank de Convergència, un verdadero laboratorio de ideas, donde dieron cabida a los mejores y mayores soportes de la formación nacionalista, desde ex consejeros de Pujol, como Joan Guitart, Joan Vallvé o Andreu Mas-Colell, hasta destacados militantes alineados con el llamado sector soberanista, como Xavier Sala i Martin (el preferido de Joan Laporta para sustituirle como presidente del FC Barcelona), Joan Oliver (director general del Barça), Vicent Sanchís (director de Barça TV), Vicenç Villatoro, Arcadi Calzada, hasta hace poco presidente de Caixa Girona, Daniel Clivillé, Joaquim Maluquer o Francesc Puigpelat. Todo un elenco de convergentes de pro. Un avispado socialista Otra cosa es Luis García Sáez, más conocido como Luigi. A finales de los 80, cuando era un triste diputado en el Parlamento de Cataluña, creó una empresa con Xavier Guitart, compañero de escaño: el Centre d’Estudis y Assessorament. Poco duró la unión, por el 1991 fue liquidada. Pero para entonces, ya eran conocidos sus trapicheos desde una oficina que habían alquilado en pleno Paseo de Gracia de Barcelona, cerca de la Diagonal y al lado del restaurante La Puñalada, donde iba a comer entonces la crême de la crême. Eran los tiempos en que el nombre de Juan Guerra estaba en boca de todos y las maledicencias pretendían establecer paralelismos entre los modos de actuar del hermanísimo y los nuevos modales que algunos avispados intermediarios comenzaban a imponer. Luigi se aficionó pronto a los negocios. Trabó amistad con algunos empresarios que se movían como pez en el agua en el sector inmobiliario y utilizó sus relaciones para que a estos empresarios, escorados hacia Convergència, tuviesen entrada en las administraciones que gobernaban los socialistas. Fue durante años integrante de consejos donde figuraron, entre otros, Lluís Renau, ex director general de Seguridad Ciudadana con Pujol, o Carles Sumarroca, amigo personal de Pujol (sus esposas eran socias en una empresa de floristería) y fundador de Convergència. A finales de los 90, tras haber abierto muchas puertas, decidió volar solo, pero se estrelló: su grupo, AGT, donde había integrado a prohombres convergentes, fue denunciado, dejó un reguero de deudas y acabó suspendiendo pagos a principios de esta década. unas deudas de 4.000 millones de las antiguas pesetas (24 millones de euros). A partir de entonces, creó un pequeño holding que le permitió reflotar su situación económica. Eso sí, con la inestimable ayuda de algunos compañeros de aventuras como Lluís Prenafeta y Macià Alavedra. Y lo que es más importante: sus baladronadas sobre los contactos de alto nivel para conseguir lo que quisiera parece que tenían algún fundamento, al menos en las administraciones municipales. Garzón le ha cortado las alas, pero la aventura sigue…

(FUENTE:Antonio Fernández)

NUEVO ESCÁNDALO FILÁTELICO

noviembre 7, 2009

SELLO

AUTOR: José María Asensio ( Publicado en Facebook ).·.

El Vaticano y la Iglesia italiana, en pie de guerra por la retirada de los crucifijos de los colegios

noviembre 5, 2009

crucifijo  

La catolicísima Italia ha visto con estupor cómo Europa acaba a tijeretazos con la superposición entre los espacios propios del Estado y de la religión. El crucifijo que pende de las paredes de las aulas en la mayoría de escuelas públicas del país podría tener los días contados. Esta evolución hacia el laicismo visible no viene por la interpretación que la Justicia italiana hace de las leyes, sino por la sentencia de un ente supranacional con capacidad para imponer a los Estados europeos sus decisiones, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Esta corte dio ayer la razón a Soile Lautsi, una ciudadana italiana pero nacida en Finlandia que llevaba siete años peleándose con todas las instancias judiciales de la nación para conseguir que se retiren los crucifijos del colegio de sus hijos. Con disciplina nórdica y testarudez mediterránea, esta mujer no ha cejado en su empeño por defender la laicidad del Estado pese a las continuas negativas cosechadas en territorio italiano. Por ello decidió recurrir al tribunal de Estrasburgo, la institución que defiende el cumplimiento del Convenio Europeo de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. Éste respaldó su posición con una sentencia que puede sentar un precedente en Europa: el crucifijo en las escuelas es contrario al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones y atenta contra la libertad religiosa de los niños. En el Vaticano y en la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) la decisión de la corte continental de derechos humanos fue interpretada como un ataque directo a su histórica influencia sobre la sociedad del país. “La sentencia ha sido acogida con estupor y amargura”, dijo el portavoz de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi. “Nos disgusta que el crucifijo sea considerado un signo de división, exclusión o limitación de la libertad. Es erróneo y miope querer excluirlo de la realidad educativa”. La CEI optó por cargar contra las motivaciones del fallo. “Existe una visión parcial e ideológica. Resulta ignorado el múltiple significado del crucifijo, que no es sólo un símbolo religioso sino también un signo cultural”. Críticas del Gobierno y la oposición La decisión del Tribunal de Estrasburgo, sin embargo, no deja dudas: la cruz tiene un indeleble significado cristiano y, por tanto, viola la laicidad de las escuelas. “La presencia del crucifijo, que es imposible no ver en las clases, puede ser fácilmente interpretada por los alumnos de todas las edades como un símbolo religioso”, se lee en la sentencia. De esta forma, los estudiantes pueden sentir que se encuentran en un “ambiente educativo marcado por el sello de una determinada religión”. El crucifijo tiene un doble efecto: “puede alentar a los alumnos religiosos” pero puede también molestar “a los ateos o a quienes profesan otra fe”. En una nueva muestra del gran peso que tiene la Iglesia en todos los sectores de la sociedad italiana, la sentencia fue acogida con críticas tanto del Gobierno como de la oposición. Mientras que la ministra de Cultura, Mariastella Gelmini, subrayaba que la cruz es un “símbolo de nuestra tradición”, el nuevo líder del Partido Democrático, el ex comunista Pierluigi Bersani, afirmaba que el crucifijo “no puede ser ofensivo para nadie”. Bien para evitar la retirada de los crucifijos de los colegios o bien para ahorrarse los 5.000 euros de resarcimiento por daños a Soile Lautsi que exige la sentencia, Italia recurrirá la decisión del tribunal de Estrasburgo. Si no logra que su apelo salga adelante, tiene tres meses para hacer desaparecer las cruces de todas las aulas escolares del país.

(FUENTE:Darío Menor)