El Vaticano y la Iglesia italiana, en pie de guerra por la retirada de los crucifijos de los colegios

noviembre 5, 2009

crucifijo  

La catolicísima Italia ha visto con estupor cómo Europa acaba a tijeretazos con la superposición entre los espacios propios del Estado y de la religión. El crucifijo que pende de las paredes de las aulas en la mayoría de escuelas públicas del país podría tener los días contados. Esta evolución hacia el laicismo visible no viene por la interpretación que la Justicia italiana hace de las leyes, sino por la sentencia de un ente supranacional con capacidad para imponer a los Estados europeos sus decisiones, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo. Esta corte dio ayer la razón a Soile Lautsi, una ciudadana italiana pero nacida en Finlandia que llevaba siete años peleándose con todas las instancias judiciales de la nación para conseguir que se retiren los crucifijos del colegio de sus hijos. Con disciplina nórdica y testarudez mediterránea, esta mujer no ha cejado en su empeño por defender la laicidad del Estado pese a las continuas negativas cosechadas en territorio italiano. Por ello decidió recurrir al tribunal de Estrasburgo, la institución que defiende el cumplimiento del Convenio Europeo de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. Éste respaldó su posición con una sentencia que puede sentar un precedente en Europa: el crucifijo en las escuelas es contrario al derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones y atenta contra la libertad religiosa de los niños. En el Vaticano y en la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) la decisión de la corte continental de derechos humanos fue interpretada como un ataque directo a su histórica influencia sobre la sociedad del país. “La sentencia ha sido acogida con estupor y amargura”, dijo el portavoz de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi. “Nos disgusta que el crucifijo sea considerado un signo de división, exclusión o limitación de la libertad. Es erróneo y miope querer excluirlo de la realidad educativa”. La CEI optó por cargar contra las motivaciones del fallo. “Existe una visión parcial e ideológica. Resulta ignorado el múltiple significado del crucifijo, que no es sólo un símbolo religioso sino también un signo cultural”. Críticas del Gobierno y la oposición La decisión del Tribunal de Estrasburgo, sin embargo, no deja dudas: la cruz tiene un indeleble significado cristiano y, por tanto, viola la laicidad de las escuelas. “La presencia del crucifijo, que es imposible no ver en las clases, puede ser fácilmente interpretada por los alumnos de todas las edades como un símbolo religioso”, se lee en la sentencia. De esta forma, los estudiantes pueden sentir que se encuentran en un “ambiente educativo marcado por el sello de una determinada religión”. El crucifijo tiene un doble efecto: “puede alentar a los alumnos religiosos” pero puede también molestar “a los ateos o a quienes profesan otra fe”. En una nueva muestra del gran peso que tiene la Iglesia en todos los sectores de la sociedad italiana, la sentencia fue acogida con críticas tanto del Gobierno como de la oposición. Mientras que la ministra de Cultura, Mariastella Gelmini, subrayaba que la cruz es un “símbolo de nuestra tradición”, el nuevo líder del Partido Democrático, el ex comunista Pierluigi Bersani, afirmaba que el crucifijo “no puede ser ofensivo para nadie”. Bien para evitar la retirada de los crucifijos de los colegios o bien para ahorrarse los 5.000 euros de resarcimiento por daños a Soile Lautsi que exige la sentencia, Italia recurrirá la decisión del tribunal de Estrasburgo. Si no logra que su apelo salga adelante, tiene tres meses para hacer desaparecer las cruces de todas las aulas escolares del país.

(FUENTE:Darío Menor)
Anuncios

‘The Wall Street Journal’: Moratinos es ‘el hombre de Castro en Europa’

octubre 21, 2009

raul castro.moratinos

El diario conservador norteamericano ‘The Wall Street Journal’ carga con dureza en su editorial de este miércoles contra el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, por su viaje a La Habana y su reunión con Raúl Castro. El periódico le califica en el título de su editorial como “el hombre de Castro en Europa”. El rotativo recoge el viaje de Moratinos a la isla y resalta que no se ha reunido “con los familiares de los presos políticos, ni con periodistas independientes, ni con ninguna organización de Derechos Humanos”.

El periódico de Rupert Murdoch asegura que el titular de Exteriores vuelve a España con una petición para sus socios de la Unión Europea: “Que abandonen su postura sobre los Derechos Humanos” y que los 27 rompan con la posición común de 1996 hacia Cuba, la que abanderó José María Aznar y que supuso un endurecimiento de las relaciones de la UE con la isla caribeña. El objetivo de Moratinos, según ‘The Wall Street’, es que Europa “normalice totalmente sus relaciones con la dictadura de Raúl Castro”.

Para el diario, la postura de Moratinos -al que califica irónicamente como un “creador de tendencias de la era de Obama”- se basa en que “apoyando a los dictadores se obtienen mejores resultados que ayudando a los disidentes” y en que “los tiranos y los terroristas son más tratables de lo que sugiere su brutalidad”. El periódico, normalmente crítico con los demócratas, también ataca al presidente de Estados Unidos por su “apertura con Castro, por no hablar de Irán, Birmania y, ahora, Sudán”.

El editorial concluye que 2009 “ha sido un buen año para los dictadores en Cuba y en otros países en su busca de legitimación internacional”. Pero aventura que “si Moratinos se sale con la suya, 2010 será todavía mejor”.

El periódico recuerda que “Moratinos es el mismo ministro socialista que trató en el pasado de sacar a Hamas de la lista negra de la UE” (se refiere a la lista de organizaciones terroristas) y añade que Castro le ha “regalado” -“como a los invitados con buen comportamiento”- la liberación de un hombre de negocios español pendiente de juicio y la de un prisionero político.

Moratinos defiende que el diálogo con Cuba da ‘resultados’

El martes, Moratinos hizo una defensa del diálogo con la isla y lo puso como el medio para lograr gestos aprovechando la liberación de dos presos políticos cubanos y un empresario español. “Los resultados de esas políticas es lo que hoy vemos con satisfacción”, afirmó. El ministro de Exteriores subrayó que esas liberaciones son “resultados, no gestos, ni actitudes”.

Moratinos, de hecho, reprochó al PP en el Senado que con los Gobiernos de Aznar no consiguiera liberar “ni a un” preso político en Cuba, frente al centenar que ha abandonado la cárcel desde que los socialistas accedieron a La Moncloa en marzo de 2004.

Hoy mismo, el opositor Nelson Aguiar, uno de los dos presos políticos liberados sin condiciones por las autoridades cubanas, ha agradecido las gestiones del Gobierno español, al que ha llamado “la voz” de la Unión Europea (UE) para la excarcelación de detenidos como él en la isla. “Quiero agradecer a España el gesto que ha hecho con nosotros y con unos cuantos. Espero que siga haciéndolo y que el gobierno cubano sea receptivo a esas solicitudes”, declaró a Efe.

Aguiar, de 64 años, es dirigente del Partido Liberal Ortodoxo, y fue uno de los 75 opositores apresados en la oleada represiva de la primavera de 2003, de los que dos tercios siguen en prisión.( FUENTE: Luis Ángel Sanz ).·.